Dinosaurios

La palabra Dinosaurio fue creada por Richard Owen, biólogo y fundador del museo de ciencias naturales de Londres, en 1841. Dinos significa Terrible y Saurio significa Lagarto.


Los dinosaurios, animales vertebrados, es decir, con espina dorsal o columna vertebral compuesta de vértebras, pertenecen al grupo de los reptiles. Los reptiles fueron los primeros animales que dejaron de depender de un medio acuático. Los anfibios, por ejemplo, aún necesitan volver al agua para poner sus huevos.


A diferencia de los actuales reptiles, las patas de los dinosaurios estaban situadas bajo sus caderas, lo que les ayudaba a moverse con mucha agilidad. A modo de curiosidad, señalar que las plumas aparecieron con los dinosaurios y que las aves son sus últimos descendientes.


La expansión de los dinosaurios comenzó a mediados del periodo Triásico, hace unos 200 millones de años. En el siguiente periodo, el Jurásico se produjo una gran explosión de diversidad de especies y su éxito se prolongó hasta el final del periodo Cretácico, hace 65 millones de años, cuando una serie de cataclismos les condujeron a su desaparición.


¿POR QUÉ DESAPARECIERON?


Aunque es complicado hablar con certeza sobre qué ocurrió exactamente, se cree que el desencadenante pudo ser la caída de un gran asteroide en la península de Yucatán, como prueban los altos niveles de iridio (metal muy común en los asteroides) que se han encontrado en los estratos de la época. Sin embargo, el impacto no acabó de manera inmediata con la vida de los dinosaurios, de hecho se cree que lo que provocó el asteroide fue el comienzo de una época apocalíptica que pudo haber durado unos 10 millones de años. El gran impacto arrojó grandes cantidades de polvo a la atmósfera, lo que provocó la formación de densas nubes que fueron cubriendo el cielo paulatinamente. Al no pasar el sol, las plantas no podían hacer la fotosíntesis, por lo que los herbívoros se quedaron sin alimento y, en consecuencia, los carnívoros. El 70% de las especies que poblaban la Tierra desaparecieron.


¿QUÉ NO ES UN DINOSAURIO?


Con los dinosaurios convivieron diferentes reptiles que tienden a ser confundidos, pero que no fueron dinosaurios.

Por ejemplo, sería natural pensar que el Dimetrodon fue un dinosaurio, pero lo cierto es que no poseía la característica propia de los dinosaurios que hemos señalado anteriormente: las patas del Dimetrodon están posicionadas a ambos lados de su cuerpo, no debajo. De hecho, este animal ni siquiera fue pariente de los dinosaurios.

Tampoco los Pteriosaurios, que surcaban los cielos, fueron dinosaurios aunque en este caso sí fueron parientes cercanos.

Los mares Mesozoicos estaban repletos de especies de Mosasaurios, plesiosauros e ictiosauros, todos ellos reptiles acuáticos, pero no dinosaurios.


A la izquierda: cráneo de Prognathodon anceps (Mosasaurus) y debajo diente de esta misma especie de nuestra colección.

A la derecha: cráneo de Zarafasaura oceanis (Plesiosaurus mauritanicus) y debajo diente de esta misma especie de nuestra colección.

Con esta información queremos ayudaros a solucionar algunas de las confusiones más frecuentes, pero aunque estos animales no fueran dinosaurios, ¡no por ello dejan de ser menos asombrosos!


Si queréis sumergiros en el pasado y continuar aprendiendo, no dudéis en visitar nuestra colección de Dinosaurio. Allí encontraréis ejemplares auténticos de dientes y vértebras de dinosaurios. Cada pieza, 100% natural, sin restauraciones, está debidamente documentada y clasificada.


www.toptrilos.com/dinosaurios